El arqueólogo Matías Ambash destacó el "Trabajo mancomunado con la empresa minera y comunidad"

"Si no se trabaja en forma mancomunada, es muy difícil conseguir éxito", resaltó Ambash, quien trabajó en la recuperación de los restos arqueológicos que serán exhibidos en el Centro de Interpretación.
04

Ambash fue parte fundamental en la preservación de los restos arqueológicos que serán exhibidos en el Centro de Interpretación, que llevan adelante la empresa SSR Mining, el gobierno de la provincia de Jujuy y la comunidad, tras el acuerdo tripartito firmado en la capital de la provincia.

Es licenciado en Arqueología y magíster en Gestión de Auditorías Ambientales. Es socio gerente de Arqueo Ambiental, la primera consultora arqueológica del país. Lideró los estudios de campo de los restos encontrados en la zona de Mina Pirquitas.

Al referirse en forma específica a los restos arqueológicos que dieron inicio a este acuerdo firmado recientemente en la ciudad de San Salvador de Jujuy, al respecto el destacado profesional expresó que "venimos trabajando desde el año 2007 a través de la realización de un estudio de línea de base arqueológico, en lo que en su momento era proyecto Chinchillas y a partir de allí se generó una base de datos amplísima, tanto cualitativa como cuantitativamente, de un registro arqueológico conformado por una cantidad de sitios, de los cuales se destacan algunos particularmente como el que nosotros conocemos como la ´Cueva´".

¿Cómo fue encarar esta labor dentro de la Puna jujeña?

Se presentó como un desafío de gestión dado que se encontraba en una relación espacial muy próxima a las labores más grandes de Chinchillas, que son por ejemplo las escombreras. Un trabajo mancomunado con la empresa minera, con la autoridad de aplicación y la comunidad. Se buscó la forma de darle protección al sitio, y que el mismo no sea afectado, la relación espacial en el sitio con la labor estaba muy próxima. Esto llevó un proceso de varios años. Se hicieron tareas muy particulares que no tienen precedentes a nivel nacional, se pudo trabajar con técnicas de fotografía multiespectral, para ver si no había otro tipo de registro rupestre sobre el soporte rocoso, se trabajó con relevamientos fotográficos exhaustivos y se hizo una intervención estratigráfica muy compleja que se llama matriz de Harris.

¿Cómo se procesó toda la información extraída del sitio?

Es una de las tareas más interesantes que se hicieron a partir de ese relevamiento fotográfico exhaustivo que pudimos hacer en la "Cueva", se pudo hacer un modelaje en 3D, que fue procesado por técnicos españoles. La idea de esto, más allá de la preservación del sitio, es anticiparse a cualquier tipo de problema que pueda haber, ya que el sitio corre un riesgo de colapso previo a la actividad minera. La estructura donde está la cueva tiene un desclasamiento, una fractura que permite suponer que en algún momento, puede ser en un día, diez o años o lo que sea, puede llegar a colapsar. Entonces, preventivamente se decidió intervenir y generar una base de datos sumamente interesante. Nosotros al tener ese modelaje 3D, al tener ese relevamiento fotográfico exhaustivo, podemos decir ya está, la tenemos para siempre.

¿Esos hallazgos dieron perspectiva al centro de interpretación?

Este material va a formar parte del Centro de Información de Santo Domingo, que es un acuerdo también entre el Estado, la empresa y la autoridad, para generar este espacio de divulgación, en el mismo pueblo.

¿Cómo fue la participación de la gente de Santo Domingo?

Mostró un gran interés. Si bien era un lugar que se le conocía desde otra perspectiva, la gente de la zona, la familia que tenía los animales ahí, la conocía como la "Cueva", pero no lo tenía incorporado como un sitio arqueológico. No hemos contactado a alguien que supiera de la existencia de las pinturas, la realidad es que tenía muy mal estado de preservación. La experiencia fue sumamente positiva, aguardamos que se proyecten tareas desde lo arqueológico, hay mucho para hacer todavía en la zona.

¿Qué le pareció la iniciativa de construir el Centro con técnicas y elementos del lugar?

Me pareció sumamente positiva, hemos visto algunos ejemplos de tratar de imponer cuestiones arquitectónicas en lugares que no tienen nada que ver, para mí malos ejemplos, feos, de mal gusto, pero en este lugar se planificó siempre generar una unidad arquitectónica con el ambiente, armónica con el lugar, con la historia y con el relato del lugar.

¿Qué análisis hace del trabajo en conjunto entre Gobierno, empresa y comunidad?

Nosotros como consultora en esto llevamos veinte años, y la verdad hemos visto de todo y lo que sí podemos asegurar es que si no se trabaja de esa forma mancomunada entre comunidad, Estado, empresa y los profesionales, es muy difícil conseguir un éxito, acá tampoco está asegurado el éxito, pero lo más probable es que así, las cosas funcionen.

Fuente: El Tribuno

Te puede interesar