Un nuevo método permite recuperar más oro de la basura electrónica por medio del azul Prusia

Un equipo de investigadores de una universidad japonesa ha desarrollado un nuevo método para la recuperación de los metales preciosos de la basura electrónica.
03

por Ángel Blázquez Palacios       

Este método se basa en la utilización de un pigmento muy usado por pintores como Picasso, denominado azul de Prusia.

Los investigadores de la Universidad de Nagoya, en colaboración con el Instituto Tecnológico de Tokio, se plantearon la forma de afrontar un grave problema como es la eliminación de los residuos nucleares y electrónicos sin desperdiciar el oro y los metales del grupo del platino que se encuentran en los microchips.

La solución ha llegado de la mano de una sustancia conocida como azul de Prusia, un pigmento muy popular durante siglos entre los pintores. Según sus estimaciones, el método desarrollado en Japón podría extraer metales preciosos de los residuos electrónicos en una proporción entre 10 y 80 veces superior a la que puede obtenerse de los minerales naturales.

El azul de Prusia lleva siglos utilizándose como tinte por pintores de fama mundial como Picasso o Van Gogh, para obtener el azul oscuro.

Para la industria química, el azul de Prusia tiene otra interesante propiedad: los nanoespacios que existen entre sus partículas presentan una estructura reticular similar a las instalaciones de los parques infantiles que, según algunos experimentos realizados, podría absorber los metales del grupo del platino.

El equipo de investigadores, formado por Jun Onoe y Shinta Watanabe, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Nagoya, junto con Kanji Takeshita, del Instituto Tecnológico de Tokio, utilizó rayos X y espectroscopia ultravioleta para investigar en la forma en que se absorbían los metales del grupo del platino.

Como explica Onoe, “me sorprendió descubrir que el azul de Prusia absorbe los metales preciosos del grupo del platino, sustituyendo los iones de hierro de la estructura pero sin modificar ésta”. Este mecanismo permite al azul de Prusia captar más metales del grupo del oro y del platino que los absorbentes convencionales de base biológica.

Otra de las ventajas del estudio es que resuelve uno de los principales problemas de la eliminación de los residuos nucleares. En la actualidad, los residuos generados en las centrales nucleares se llevan a una planta de reprocesamiento donde los residuos líquidos radiactivos se transforman en un estado similar al del vidrio para su eliminación geológica.

Durante este proceso, los restos de metales del grupo del platino suelen depositarse en la superficie lateral del fundidor, lo que crea una distribución desigual del calor. Este desequilibrio afecta a la calidad y la estabilidad de los objetos vitrificados, y aumenta los costes, ya que hay que lavar el fundidor antes de volver a utilizarlo.

Según el profesor Onoe, “nuestros resultados demuestran que el azul de Prusia o sus análogos son un candidato ideal para mejorar el reciclaje de metales preciosos procedentes de residuos nucleares y electrónicos, especialmente si se compara con los absorbentes/carbones activados de base biológica utilizados convencionalmente”.

La pérdida de metales valiosos en la eliminación de residuos es un problema grave, especialmente en la situación actual de recursos naturales cada vez más limitados. Al hacer más eficiente el reciclaje de metales, el azul de Prusia o su análogo, promete mejorar la eficacia del reciclaje, haciéndolo más ecológico y económico.

Fuente: Oroinformacion.com

Te puede interesar